Todos los días.

Todos los días cuando me despierto me doy cuenta otra vez de que quiero ser escritor.

Esto tiene una cosa buena y una mala.

La mala es que todas las noches me duermo planteándome si de verdad algún día podré vivir de esto.

La buena es que, aunque no se lo que cojones pasa en mis sueños, la respuesta siempre es que sí.

Y con esa fuerza, me levanto

sin saber muy bien si lo que hago es dormir o reiniciarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s